Inicio madrid El Real Madrid busca con ansias ganar la “Decimoquinta”

El Real Madrid busca con ansias ganar la “Decimoquinta”

Los de Ancelotti jugarán la final de la Champions tras remontar el tanto inicial del Bayern con la épica del Bernabéu y un doblete de Joselu

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El Real Madrid jugará la final de la Liga de Campeones después de remontar en el tiempo de descuento con doblete de Joselu Mato el tanto inicial de Alphonso Davies para el Bayern de Munich en la vuelta de la semifinal, en un encuentro en el que volvió a aparecer la mística del Santiago Bernabéu de las grandes noches europeas.

Los alemanes tuvieron el billete para la final de Wembley del próximo 1 de junio en su mano, adelantándose cuando solo quedaban 20 minutos para el final. Pero el Real Madrid, superior en el global, y la magia del Bernabéu empujaron hasta el final para invocar la épica madridista en la Champions. Y el premio del 14 veces campeón de Europa llegó rozando el 90, con el primero de los dos tantos que convirtió Joselu, quien remato la faena en el descuento.

Antes, Nacho Fernández igualó con un gol anulado por una falta sobre Kimmich muy protestada por los locales. Y los alemanes también recriminaron al colegiado que pitara un fuera de juego justo antes de un remate que hubiera sido el 2-2, aunque con Lunin ya quedándose parado. El Borussia Dortmund será el rival de los merengues en su sexta final continental en los últimos once años y la decimoctava de toda la historia del club.

Como respuesta a una afición entregada incluso antes del pitido inicial, el Real Madrid arrancó con más energía y control del balón. Su mejor opción llegó por la derecha, tras una buena combinación y un envío raso y con música de Carvajal que no remató nadie. En una jugada parecida, aunque por la izquierda, a la réplica del Bayern, aunque el esférico tampoco encontró rematador.

Leer más:  Dos estudiantes en prácticas de la Guardería Pecas ratifican ante la jueza el supuesto trato vejatorio

La igualdad, con fases ofensivas para cada equipo, otra vez por la derecha, el lateral español filtró un pase para ‘Vini’, que disparó fuerte y cruzado encontrándose con el palo. Con fortuna, el rechace llegó a un Rodrygo que, con toda al portería, erró en su remate a placer, muy centrado y a las manos de un Neuer que parecía superado. Los de Ancelotti desaprovechaban una gran oportunidad de romper el 0-0.

El plan del Bayern cambió rozando la media hora de partido por la lesión de Gnabry, al que sustituyó Davies para doblar el lateral izquierdo. E inmediatamente, Kane despertó del letargo al Bayern con una volea desde la frontal con un balón que parecía inofensivo pero que hizo emplearse a Lunin con una buena estirada.

Desde ahí, pacto de no agresión de los dos equipos, quizá conscientes del valioso botín en juego. Los alemanes solo encontraban peligro entre líneas, provocando cierto descontrol en el centro del campo madridista. Mientras, el Real Madrid se desperezaba con algún destello de Vinícius, como un centro lateral que se convirtió en un chut peligroso que salvó palmeando Neuer con una buena estirada.

Como en el inicio, el primero en atacar tras el descanso fue el Madrid, con el enésimo intento por la izquierda de ‘Vini’ llegando a línea de fondo y poniéndola al área pequeña, otra vez sin rematador. El brasileño era un dolor de cabeza para Kimmich, aunque no sacaba partido de ninguna de sus arrancadas. Ni en la más clara, otra vez con Rodrygo como protagonista y rematando desviado, lamiendo el poste.

Leer más:  Una motociclista colisiona con un letrero en la carretera M-607 y sufre la semiamputación de uno de sus pies

Los blancos rozaban el deseado 1-0 sin fortuna, mientras el Bayern, aunque sin precisión en el último tercio, seguía su plan de buscar a un Harry Kane que daba mucho trabajo a la defensa madridista. Pero el Real Madrid comenzó el asedio, con una buen falta de Rodrygo y una buena jugada de ‘Vini’ con disparo potente incluido dentro del área; y ambas se encontraron con un sensacional Neuer. Sensación en el Bernabéu de que su equipo perdonaba a los alemanes.

El Real Madrid disfrutaba de sus mejores minutos pero no de la efectividad a la que tiene acostumbrados. De hecho, vio como el Bayern se estiraba con una llegada prometedora de Musiala que disparó con la izquierda que repelió un atento Lunin. Fue una advertencia, porque en el siguiente acercamiento Davies, el más activo en la segunda parte en el conjunto alemán, se aprovechó de un Real Madrid muy contemplativo para fulminar al meta ucraniano con un disparo cruzado con la derecha, a falta de 20 minutos.

Ancelotti no perdió más tiempo e introdujo en el campo a Modric y Camavinga, intentando agitar el ritmo y el ánimo. Y lo consiguió, respondiendo con el 1-1 en un córner con un remate de Nacho Fernández, pero VAR mediante, Marciniak consideró que el defensa empujó al ‘6’ alemán, que quedó tendido en el césped. El público y los jugadores del Real Madrid se echaron encima del árbitro, pero el gol no subió al marcador.

Leer más:  Viciana no establecerá fechas límite para su propuesta a los sindicatos y resalta las relaciones cordiales que tiene con ellos

Aprovechando el descontrol, Kane pudo hacer el segundo, pero mandó su disparo al lateral de la red. Y Tuchel consideró oportuno introducir a Kim Min-jae, uno de los señalados en el Allianz Arena, para cambiar de formación a tres centrales, también para protegerse de Vinícius. Los alemanes comenzaron a estar cómodos y llegaron a estrellar un remate al larguero en un córner, aunque en fuera de juego.

Solo el ‘7’ brasileño creaba peligro, pero la pólvora mojada, cuando se entraba en los últimos diez minutos. Por ello, el Real Madrid emprendió, con el apoyo de la afición, el plan a tumba abierta, con el Bayern solo saliendo a la contra. Y en este territorio, como de costumbre en la Champions, el 14 veces campeón de Europa recurrió a la magia del Bernabéu, empatando a dos minutos del final con gol de Joselu. El ‘nueve’ madridista enganchó un balón suelto después de que un Neuer hasta entonces imperial fallara en la recepción.

El feudo madridista enloqueció y llevó a su equipo al segundo sin necesidad de ir a la prórroga con Joselu, de nuevo, como protagonista. El delantero confirmó que estaba inspirado y, en una jugada con varios rebotes, remató un pase ‘de la muerte’ de Rüdiger –cuya posición era justa pero el VAR lo confirmó–. Tras la incertidumbre con el videoarbitraje, el Bernabéu y los jugadores madridistas explotaron de júbilo. Lo habían vuelto a hacer, para sacar su billete a Wembley.

- Te recomendamos -
Artículo anteriorEmilio Sánchez Academy recibe reconocimiento de Middle States Athletics Program por excelencia educativa y deportiva
Artículo siguienteEl tiempo para hoy en Madrid, 9 de mayo de 2024